viernes, 30 de julio de 2010

Cuarteto para cuerdas número 8

Llovió toda la noche, desde que iba con Dingdong en un taxi hacia casa y el chofer me dijo nena parece que la lluvia se adelantó. Hablamos de la juventud y de la vejez, de las arruguitas que me encontré en el cuello, digo que necesito cinco vidas más para hacer todo lo que quiero y él me dijo que seguro cuando era adolescente los chicos no me dejaban tranquila y se rió fuerte cuando le dije que los chicos no me miraban, pero sí sus padres.

La lluvia candombeó toda la noche sobre mi techo de plástico, la lluvia sonó toda la noche como disparos tartamudos, la lluvia me trajo sueños como de náusea, de música en loop y de imágenes de mí misma entrando en la oficina y poniendo el código del banelco en la alarma, la alarma que nunca se dispara aunque todos los días me equivoque de código, creo que te da varias oportunidades de acertar. Por lo menos a mí.

A la mañana sigue lloviendo e improviso un vestuario alternativo, la escena que iba a ser de sol es de tormenta así que cambio la ropa de oficina por ropa de moto, otra vez, y doy un paso más hacia el lado de acá agarrando jeans en vez de pantalones de corderoy y dejando los borceguíes por afuera, who cares, llueve mucho y gracias que uno sale de casa. Mientras espero que se haga de día y que pare la lluvia de meteoritos sobre mi techo doy vueltas por la casa, ordeno, me arreglo el cuello del suéter violeta con brillitos que tengo desde hace muchos años, decido que por fin voy a llegar tarde al trabajo, algo que nunca me permito. Por fin voy a poder hacerlo.

Cuando amaina, salgo de casa a las ocho y media, con Blonde on Blonde e intentando no resbalar sobre los adoquines cuando cruzo Cabrera a mitad de cuadra y Malabia por la esquina. En la esquina de Scalabrini Ortiz vuelve la lluvia con mucha más fuerza y por suerte tengo el paraguas grande y casi no me mojo, y el 110 llega rápido y además frena para que suba y encima de todo eso viene vacío. No puedo creer mi súper buena suerte. Cambio Dylan por Shostakovich (iba a decir hvala, M., y me acordé de una tarde en la que tu tío abuelo dijo krv nije voda y yo respondí hvala Bogu! y él se rió sorprendido de mi respuesta o de que hubiera entendido la frase, y yo ahora me sorprendo de todavía recordar esas cosas).

Bajo del colectivo y ya no llueve, pero es de noche. Todo es oscuridad y la calle está vacía. Se oyen truenos fuertes, cerca, mientras camino las dos cuadras hasta el trabajo. Entro en mi piso a las ocho y cincuenta, soy la primera, la que no consigue llegar tarde, y no me equivoco con la alarma, todo está oscuro aunque se hayan olvidado de bajar las persianas anoche, está realmente oscuro y camino por toda la oficina a ciegas, con el cuarteto para cuerdas número 8 de Shostakovich todavía sonando, y esto parece una película de misterio, me lavo las manos sintiendo que en cualquier momento alguien me apuñala, pero no me importa. Igual no prendo las luces y cuando mi computadora termina de arrancar me siento en mi jaulita, a escribir el capítulo 5.

 

 

String Quartet No. 8 (Shostakovich)

From Wikipedia, the free encyclopedia

Jump to: navigation, search

Dmitri Shostakovich's String Quartet No. 8 in C minor (Op. 110) was written in three days (July 12–14, 1960). It was premiered that year in Leningrad by the Beethoven Quartet.

The piece was written shortly after two traumatic events: the composer's diagnosis with myelitis, and his joining the Communist Party reluctantly. According to the score, it is dedicated "to the victims of fascism and war"; his son, Maxim, interprets this as a reference to the victims of all totalitarianism, while his daughter Galina says that he dedicated it to himself, and that the published dedication was imposed by the authorities. Shostakovich's friend, Lev Lebedinsky, said that Shostakovich thought of the work as his epitaph and that he planned to commit suicide around this time. The work is one of his most private; in a letter to Isaak Glikman he described it as "an ideologically deficient quartet nobody needs... It is a pseudo-tragic quartet, so much so that while I was composing it I shed the same amount of tears as I would have to pee after half-a-dozen beers".[1]

The work was written in Dresden, where Shostakovich was to write music for the film Five Days, Five Nights, a joint project by Soviet and East German filmmakers about Bombing of Dresden in World War II. The quartet, extremely compact and focused, is in five interconnected movements and lasts twenty minutes:

  1. Largo -
  2. Allegro molto -
  3. Allegretto -
  4. Largo -
  5. Largo

The first movement opens with the DSCH motif which was Shostakovich's musical signature. This slow, extremely sad theme can also be heard in his Cello Concerto No. 1, Symphony No. 10, Violin Concerto No. 1, Symphony No. 15, and Piano Sonata No. 2. The motif is used in every movement of this quartet, and is the basis of the faster theme of the third movement.

 

The work is filled with quotes of other pieces by Shostakovich: the first movement quotes his Symphony No. 1 and Symphony No. 5; the second movement uses a Jewish theme first used by Shostakovich in his Piano Trio No. 2; the third movement quotes the Cello Concerto No. 1; and the fourth movement quotes the 19th century revolutionary song "Tormented by Grievous Bondage" and the aria "Seryozha, my love" from Shostakovich's opera, Lady Macbeth of the Mtsensk District.

It has been transcribed by Rudolf Barshai for string orchestra, in which version it is known as Chamber Symphony in C minor (Op. 110a).

 

 

sábado, 24 de julio de 2010

superhéroes

dijo que nunca más iba a enamorarse

y revisó el departamento de su madre

hasta que encontró una tuca

que se fumó excusándose:

"ella me robó una piedra enorme hace quince años

y nunca me la devolvió".

sabés que eso fue en otra vida

que ahora no recordás haber vivido.

y cuando dice que deberíamos tener cinco o tres vidas

por los menos

no piensa

que habla del futuro

o de paralelas

no sabe

que en el pasado ya vivió

sobrevivió

a muchas más que cinco o siete

cuarenta ataques de tos

dieciocho sobredosis

e infinitas contusiones

cardíacas.

aquaman con snorkel

batman sudando frío

batichica depiladora

peter pan con delantal de cocina

superman ciego de cinismo

y el chapulín colorado en pelotas.

viernes, 23 de julio de 2010

chicamigraña en la radio!

si te gusta lo que leés acá, esperá a escucharlo.
sábado 24 de julio a las 21, en nadie nada nunca, AM 750.
y si no tenés radio o estás fuera del radio, www.radioam750.com.ar

jueves, 22 de julio de 2010

I miss the sea

I miss 
a barefoot
night
flour
sand
soft
water
freckled
sky
hammock
swings
papaya
smell
drum 
heart
small 
feet
and dreams
of salt



(traducciones para bandart)

happyness

can also be
last night's
afternoon
at the end of the summer
in the shade
on the grass
with the wind playing with the leaves
clouds like white bunnies
strolling over my head
and the sun hiding
behind a cherry tree
that makes pink flowers
snow

 

(traducciones para bandart)

 

acá no hay nada para leer

cecilia galli ahora se llama cecilia kali
y acá no hay nada para leer
así que ni entren

miércoles, 21 de julio de 2010

martes, 13 de julio de 2010

¡mi ojo!

estoy desconcentrada
pensando en cómo solucionar el problema de mi teclado
tan desconcentrada
mientras me saco el maquillaje
que al ponerme la crema en el ojo
en vez de cerrarlo
la veo acercarse
blanca, tersa, fría, dolorosa.
¡mi ojo!
grito mientras pienso otra cosa
intentando desviar el dolor
engatusando a las endorfinas
invitándolas a jugar con mis ideas
mi ojo se pone rojo
mi ojo se pone verde
y te digo
si fuéramos vecinos
es cierto que nos pasaríamos las noches en el techo
mirando las estrellas caer
y los ovnis pasar
inventando auroras boreales
creando constelaciones
espiando a los otros vecinos
que se duchan, comen, se pelean o están solos.
pero también es verdad
que no nos moveríamos de ese techo
porque hablaríamos por horas y horas
aunque se terminara la noche
aunque se hiciera de día
aunque el sol nos achicharrara
y nos llamaran a comer
aunque nos dolieran los culos de estar inmóviles en el techo
no nos iríamos de ahí
si fuéramos vecinos.
la crema se fue del ojo
viajando en lágrimas pesadas.
y yo me lavo los dientes.


sábado, 10 de julio de 2010

viernes, 9 de julio de 2010

the cut

su pelo ya no parecía de perro
sino de muñeca maltratada.
desde hacía meses sabía
que no podía eludir la visita al peluquero
pero la rutina no le dejaba tiempo
ni para hacer la cita.
así que esa mañana,
cansada de la bola de puntas florecidas que le cosquilleaban la espalda
en plena recepción de la oficina
sin moverse de su escritorio
ni consultar un espejo
tomó la tijera de su portalápices
y dio dos tijeretazos sobre el papelero.
lo que cayó fue
una pelota pelusa
como un puercoespín enredado.
y en el fondo del cesto
creyó ver
un mini humano peludo
un gemelo enquistado.

miércoles, 7 de julio de 2010

charla de mujeres



mi mexiamiga favorita responde a una conversación con chicasudaca, a través de su blog, porque ella es tan linda.

El amor me recuerda a esas películas gore de zombies

en las que el sobreviviente humano, con el arma que lleva la última bala, dispara sobre la cabeza del también último zombie. Todos hemos dicho “yo no me vuelvo a enamorar”,
Todos siempre queremos matar al último zombie en la comarca, pero siempre hay otro atrás; o es el mismo, pero se ha transformado tanto más en zombie que ya no se parece al que era antes. Es cierto, los zombies suelen llevar bajo el brazo un pedazo de víscera y muchos problemas.
Nunca, bajo ningún pretexto, se enamore usted de un zombie. No sin estar segura que lleva esa última bala dispuesta, bien dispuesta dentro del arma.

martes, 6 de julio de 2010

martes trece

salís confiado porque la temperatura en la tele decía trece grados

debiste haber sospechado de que no pusieran la térmica

en la vereda te golpea el viento gris

revoloteante de pedacitos de hojas muertas

perfumado de gotitas heladas de los charcos

oscurecido por las nubes negras que todo lo cubren

hasta tus manos

hasta tus pies.

tu musa te dejó, se fue con otro

se fue sin avisar, disimulando

musa celosa e irresistible y mala

que debe oler a chorizo a ajo a fernet.

la reemplazó el aire gris que no debería estar

por la mañana, antes que el sol,

cuando esperás en la esquina mientras

la cafetera rusa con su pelo amarillo

les da de comer a las pocas palomas valientes

o tontas. les da de comer a las palomas tontas

que no se dan cuenta de que se les va a caer el cielo

cafetera suicida no ves

que tu sombrillita desplumada se está por volar

que puede que te saque un ojo o el corazón

que las migas que les tirás a los bichos se vuelan

nunca les llegan

terminan contra tu campera blanca

y las palomas te atacan para comerlas.

y vos, idiota sin musa, seguís en la esquina

esperando la tormenta que te rompa el paraguas de veinte pesos

que te pegue con un escombro en la cabeza

que te abrace y te diga que te quiere

que hoy vino por vos

que hoy vino a llevarte

que hoy ella va a ser tu musa

y en la tele decían trece grados

y tendrían que haber dicho "hoy quedate en casa. sí, vos, el de la cara triste, el que no tiene musa. el del paraguas de veinte pesos. sí, vos. hoy quedate en casa".

escuchando a marley






 

sábado, 3 de julio de 2010

estamos trabajando para atenderlo mejor

hay más puntos de vista, pero sólo on demand.

argentina-alemania

Que buen arquero
Pero esa te la atajaba yo, ceci
No me critiquen a tevez
Mano! Mano! Mano!
Se la devuelve el alemán a di maría
Cosa de locos
Risas
Cacerolazo en el pulmón de manzana
Me tiemblan las manos
A mi también
Me cago encima
Yo no puedo mirar más
La puta madre que lo remil parió
Otro gol de alemania
Estaba adelantado?
No, valió
Ah
Bueno
Puedo jugar a la wii?
Si