jueves, 9 de junio de 2011

la sangre no es agua

lo que aprendí con vos
lo derroché con otro
así es la vida
y si te clavo un cuchillo
me corto las manos
las cicatrices las llevo como medallas
de santos
de guerras
que me cuidan y me protegen
que me duelen.
el cuerpo recuerda
cuando se enfrenta a eso que la mente borró
se cierra como una mano electrocutada
y te hace latir las marcas
para que no te electrocutes completo
para que las heridas no se abran.
insomne
después el golpe te deja insomne
te manda a hamacarte
de noche a una plaza
a sufrir la inercia
te pone autómata
balanceándote bajo la luz plateada
tus sueños cortados masticados hechos girones
tus sueños amputados
los recuerdos que se escurren
las memorias que no volverán
otra vez y
siempre la luz helada
que te congela la vida
como si te clavara plaquitas para muestras de microscopio
entre las vueltas de tu cerebro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario